BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El Herald Tribune publica un artículo de opinión de Paddy Woodworth (escritor Irlandés cuyo libro, ??The Basque country,?? se publicará en septiembre)  analizando el proceso de paz:

??Zapatero asumía un riesgo extraordinario, ya que no se aseguró desde el principio dos elementos clave que habían apuntalado, por ejemplo, todo el proceso de paz irlandés.?

??Primero, su Partido Socialista no disponía de respaldo bipartidista en el Parlamento español en ese asunto. El principal partido de la oposición, el muy conservador Partido Popular de Mariano Rajoy, denunció inmediatamente su propuesta como ??traición a los muertos??. Aunque el visceral tono de la respuesta pudo sorprender a Zapatero, la postura del PP era bien conocida.?

??Segundo, ahora parece claro que no disponía de garantías creíbles por parte de ETA de que ésta estuviera comprometida por completo en una estrategia sin armas. Por supuesto, es posible que creyera realmente lo contrario y puede que ETA cambiase de opinión en estos dos últimos años; pero hubo error de apreciación.?

??La incapacidad del presidente del Gobierno de mantener el valiente rumbo que había elegido empeoraron esos fallos. Nunca otorgó las concesiones tácticas a ETA que hubiesen podido afianzar el alto el fuego.?

??Pudo haber dado marcha atrás a la dura política de ??dispersar?? a los presos de ETA por remotas cárceles y acercarlos a sus familias sin tener que cambiar ley alguna. Y pudo ??aunque esto hubiese sido un poco más difícil- levantar la prohibición sobre Batasuna. No hizo ninguna de las dos cosas.?

??Aunque Zapatero carga con la responsabilidad política de un débil liderazgo, la responsabilidad de cualquier regreso a la violencia recae por completo sobre ETA. El grupo es un anacronismo de la dictadura de Franco y el surgimiento del terrorismo islamista ha empeorado en gran medida la opinión que tienen sobre ella los medios. La España democrática no erige barrera alguna que pueda justificar el empleo de la violencia a las aspiraciones independentistas vascas. La dirección de ETA ha desaprovechado lo que era seguramente la única estrategia que probablemente se les ofrecerá a sus miembros en una generación.?

??Sólo si ETA abandona inmediatamente la violencia y Zapatero lleva luego a sus presos a casa y legaliza Batasuna, podría revertirse la situación. Y todo ello, desgraciadamente, es ahora muy improbable.?

Print Friendly, PDF & Email

Aporta link o información: