“Como ya ocurriera a en Estados Unidos, también las Conferencias Episcopales de Italia y España están inmersas en cambios significativos. Observadores de cuestiones eclesiásticas, pero no sólo ellos, se las ingenian para interpretar estos cambios en el contexto del nuevo pontificado”.

 


(Foto: flickr/Chatolicism)

 

“En Madrid, después de dos mandatos quinquenales y habida cuenta de la imposibilidad de ser reelegido porque lo impiden los estatutos, ha cesado en su puesto el  secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal el obispo Antonio Martínez Camino“.

“Jesuita anómalo–de estilo poco bergogliano – y conservador de hierro, Martinez era un fidelísimo escudero del cardenal de Madrid Antonio María Rouco Varela, también él poco bergogliano. Dominador del episcopado ibérico los últimos veinte años, Rouco ha tratado de contrarrestar con mano de hierro tanto la disidencia dentro de la iglesia, como las presiones políticas separatistas presentes también en ámbitos de la Iglesia, y la deriva secularizadora representada por el líder socialista José Luis Rodríguez Zapatero“.

“En el puesto de Martínez Camino, los obispos españoles han colocado al sacerdote-periodista José María Gil Tamayo, muy conocido por los medios de comunicación de todo el mundo, por haber sido el ayudante hispanófilo del “portavoz” Vaticano padre Federico Lombardi antes y durante el último cónclave”.

Leer artículo completo en L´Espresso