“El gobierno británico ha citado al embajador español, después de lo que ha calificado como una provocativa incursión de un barco español en aguas territoriales de Gibraltar, en lo que constituye el último episodio de una guerra de declaraciones sobre la colonia británica”.

 


(Foto: flickr/djking)

 

“El Foreign Office, el ministerio de Asuntos Exteriores  británico, ha asegurado -explica Paul Hamilos en su artículo- que un buque de investigación español habría entrado aguas gibraltareñas y se había negado a cumplir las órdenes de la Royal Navy de abandonarlas”.

“Por su parte, el ministro de Asuntos Europeos, David Lidington, declaró: condeno enérgicamente la provocadora incursión e instamos al gobierno español a que no se repita. Estamos dispuestos a hacer lo que sea necesario para proteger la soberanía de Gibraltar, su economía y su seguridad.”

“El desencuentro ha sido provocado por la incursión del navío Ramon Margalef en lo que su capitán describe como un  trabajo oceanográfico en interés de la comunidad europea a instancias del gobierno español“.

Leer artículo completo en The Guardian

 

 

Print Friendly, PDF & Email