Su creador, el británico Andrew Sneath los bautizó como “BOB”, contracción de “Breathing Observation Bubble” (Burbuja de observación con respiración) y son algo así como un scooter o motocicleta individual para pasearse por los fondos marinos.

Existen desde 1994. Funcionan con una batería de coche de 12 voltios, lo que les permite alcanzar una velocidad bajo el agua de 5km/h. El sistema tiene una bombona en el frontal que bombea aire a la escafandra y permite respirar. Puede descender hasta a 14m de profundidad. [FOTOS] Una empresa permite probar los BOB en Tenerife.