Ya se ha escrito todo sobre el debate. Así que no perdamos más el tiempo.

Y hablando del tiempo, y más en concreto del señor del tiempo, hablemos del señor del pollo.

Recordemos que este hombre, que tenía un primo, juraba que diez de los más importantes científicos del mundo no le garantizaban el tiempo que iba a hacer mañana en Sevilla, en cambio el precio de pollo, su construcción, desarrollo y evolución, es harina de otro costal -facil para los que hablan el lenguaje de la gente normal.

Mariano, ¿a cuánto estará el pollo el martes? tengo una cena y…

Florençi, menudo fichaje.