La empresa se llama Aguas de Niebla de Canarias SL. y tiene previsto comenzar a producir en septiembre. El agua se recogerá a 1.600 metros de altitud en Gran Canaria y se venderá embotellada como producto gourmet pero también como solución para ayudar a combatir los incendios forestales, ya que puede almacenarse en los montes. (Foto: Flickr/Canarina)

Los autores de esta iniciativa son el ingeniero técnico agrícola, especializado en captación de nieblas, Theo Hernando y su socio Ricardo Gil, investigador en energías renovables. Ambos quedaron finalistas de la edición regional del Premio Emprendedor XXI.

Han ideado y patentado unos prototipos de captadores de niebla, rocío y precipitaciones en forma de prisma y fabricados con fibra de vidrio y estructura de aluminio. Con ellos conformarán el primer “huerto hídrico” con captadores tridimensionales del mundo.

Imagen de previsualización de YouTube

La empresa asegura que sus captadores son además totalmente ecológicos, no generan impacto visual, ya que parecen pajareras, ni ocupan mucho espacio, y la actividad que desarrollan “no consume energía ni genera residuos”.

Inicialmente, Hernando y Gil creyeron que iban a recibid fondos públicos. Pero la crisis económica ha hecho que el proyecto no pueda contar con la administración como principal cliente, por lo que le han “dado la vuelta”. Ahora venderán el agua de los alisios, más presentes en Canarias en verano y en menor proporción en invierno, para crear un nuevo producto dirigido al sector turístico o las tiendas de exquisiteces con el nombre de “Alisios Canary Fog Water”.

Aguas de Niebla de Canarias SL, creada en 2011 y que ha invertido en esta iniciativa 150.000 euros que sus socios prevén recuperar en cuatro años, ha diseñado para sus botellas un logotipo que simboliza las curvas de presión con las que se muestran las ondas del anticiclón en los mapas atmosféricos.