El consorcio internacional evaluador de la UE para el primer reactor nuclear de fusión (ITER) que se construye en el mundo ha elegido a la firma española JMP Ingenieros que tiene su sede en Sotés (La Rioja) para desarrollar el sistema de instrumentación y control electrónico del proyecto. (Foto: Flickr/Oakbridgelabnews)

El ITER busca obtener una fuente de energía más segura, barata y no contaminante, a partir del hidrógeno, en un proceso de fusión nuclear idéntico al que se produce en el sol. Está considerado el mayor proyecto energético internacional del planeta. Otras empresas españolas también han conseguido importantes contratos en su desarrollo.

Eduardo Remírez, director gerente de JMP Ingenieros ha explicado que su propuesta ha sido seleccionada entre otros diez proyectos de todo el mundo. En agosto pasado, esta empresa de Sotés recibió una petición de la entidad “Fusion For Energy”, que es la encargada en Europa de montar y gestionar el proyecto del primer reactor de fusión que se va a construir en Cadarache (Francia).

Telefonearon a GTD, socia de JMP Ingenieros en Nájera Aerospace (Nasp), para encargarle un proyecto del sistema electrónico de las 2.400 variables de control que tendrá el futuro reactor nuclear de fusión. Tras mes y medio de intenso trabajo, un equipo de cinco personas de JMP, liderado por el propio Remírez, logró desarrollar una solución que enfrentar al puñado de proyectos de otras firmas participantes en el proceso de selección.

Para lograr el proceso de fusión son necesarias temperaturas muy elevadas, más incluso que las que se registran en el núcleo solar, alertaba Remírez, para añadir: «Como no existe un material que soporte la, probablemente, temperatura más alta del universo, ese plasma confinado se guardará en una especie de cárcel magnética que evita que toque ninguna de las paredes y permitirá que esté en suspensión, levitando. Ese campo magnético toroidal necesita una supervisión continua y es ese control electrónico de 2.400 variables, que se tienen que revisar unas 500.000 veces por segundo», donde entra en juego la tecnología riojana de JMP.

JMP Ingenieros ha creado un consorcio con la compañía “GTD Sistemas de Información” de Barcelona y el Instituto Culham de Oxford (Culham Center For Fusion Energy), que es el laboratorio nacional de Reino Unido para la investigación en energía de fusión y autoridad británica en fusión nuclear. Su elección por parte del consorcio internacional evaluador supone un contrato de dos años por valor de cinco millones de euros para el consorcio. [visto aqui]

Imagen de previsualización de YouTube