La internacionalización de las empresas españolas se ha incrementado en los últimos años, como respuesta a la crisis y a la necesidad de buscar demanda en el extranjero para compensar la caída en casa. Y según un estudio de la Universidad de Alcalá, el resultado  está siendo más que positivo: casi la mitad de las compañías españolas que ha iniciado una aventura internacional ha conseguido rentabilizar su inversión en menos de cinco años.

(Foto: Flickr/Grupop7-maiseuropa)

El porcentaje que representa el negocio internacional de la mayoría de empresas españolas sobre la facturación total también se está incrementando considerablemente. De hecho, más de la mitad de los ingresos de seis de cada diez empresas internacionalizadas proviene de fuera de España, segun el informe “La internacionalización de la empresa española. Oportunidades y Riesgos” elaborado por la Universidad de Alcalá para la Fundación Mapfre.

Según los últimos datos disponibles, en 2012 alrededor de 137.000 empresas españolas (el 15% del total de compañías) tuvieron alguna actividad en el exterior, lo que supone un incremento del 11,4% respecto al año anterior. El valor de esas exportaciones superó los 222.643 millones de euros, más del 21% del valor del PIB. En cuanto a sectores, más de la mitad de las empresas que tienen actividad en el exterior pertenecen al ámbito industrial, seguido por el sector agrario (23%). El comercio concentra el 16% de las empresas internacionalizadas y el 5% corresponde a constructoras.

Los problemas más citados a los que se enfrentan las empresas españolas en el extranjero son los trámites legales y administrativos (32%), seguidos por financieros (28%) –derivados de falta de pago de los clientes- o estratégicos (27%) –como la falta de control de los distribuidores de los países de destino.