Tiene 46 años, vive en Burgos, aunque su verdadero nombre no es Cristina. Utilizó ese para mantener su privacidad: “soy una persona más que lo único que hace es buscar el por qué de las cosas que suceden alrededor”

Cristina llamó a RNE para protestar por el tono que se estaba empleando en la tertulia contra los jóvenes del movimiento 15M. Su voz se ha convertido en el símbolo de la indignación ciudadana: “creo que es un deber puntualizar las cosas que no hacen honor a la verdad”, -explica.

Hoy habla en radiocable.com, explica aquella llamada y detalla su impresión sobre el 15M, movimiento que ha desconcertado a la política y a la prensa de todo el mundo:

Imagen de previsualización de YouTube

Preguntada también por los resultados electorales, Cristina explica:

“Los votantes reales han sido unos 23 millones de ciudadanos, pero ha habido una abstención de casi 12 millones de personas (…) Nadie se puede quedar con ninguna victoria con tantas personas que se quedan fuera de la política, cuando la política está en cada una de las decisiones de nuestra vida cotidiana.
La participación ha aumentado y la abstención ha disminuido. Esto es significativo -añade-. La gente tiene ganas de participar en las cosas que influyen en su vida cotidiana, pero no está creado el marco para que la gente decida votar de forma masiva”.

Respecto a las deficiencias del sistema, añade:

“Los parlamentarios son elegidos en el partido y por y para los intereses de este, tampoco hay separación de poderes, el legislativo y el judicial dependen del ejecutivo  […] Tenemos democracia, evidentemente, pero tenemos que empezar a explicar que desde la Constitución del 78, en cierta manera, la tenemos secuestrada o chantajeada con el silencio. Ya ha pasado el suficiente tiempo como para que podamos hablar sin tabú de muchas cosas que no se han hablado”

 

Escucha aquí la llamada de Cristina a RNE:

 

Imagen de previsualización de YouTube

Print Friendly, PDF & Email