El informe de Ecommerce Europe, España se ha convertido en el cuarto país europeo que más factura en el campo del comercio electrónico B2C (negocios con cosumidores) con 12.969 millones de euros. Por delante solo están Gran Bretaña (96.193 millones de euros); Alemania (50.000 millones de euros) y Francia (45.000 millones de euros).

Ecommerce Europe, que reúne a más de 4.000 compañías que forman parte de  esta industria en el Viejo Continente, desvela que los ingresos por la venta online de bienes y servicios crecieron en el continente un 19% en 2012, hasta alcanzar los 311.600 millones de euros. En los 28 países miembros de la Unión Europea (incluyendo Croacia, que se incorporará en julio de 2013) este sector supuso 276.500 millones de euros, con una evolución de un 18,1%.

Sin embargo el 61% del comercio electrónico europeo a particulares, 191.000 millones de euros, está claramente dominado por tres países (Gran Bretaña, Alemania y Francia), una cifra que asciende hasta el 69% si se realiza una comparativa en el marco de la UE.

La European Ecommerce estima que Internet representa el 3,5% del PIB en Europa, y que este porcentaje se duplicará en el año 2016 y se triplicará en 2020, debido a que el ritmo de crecimiento de esta actividad es mucho más rápido que el de la economía en general.