El 23F, la Transición, la Guerra Civil, los últimos años del franquismo, los inicios de ETA… Todo el material clasificado sobre éstos y otros temas que tiene el CNI con más de 35 años de antigüedad podría ver la luz si prospera la proposición del PNV, que se vota hoy en el Congreso, para reformar la Ley de Secretos Oficiales en España. El objetivo de la proposición es que ningún documento clasificado pueda permanecer más de 35 años oculto, lo que abriría la puerta a que se conocieran todos los archivos anteriores a 1982.

(Foto: Flickr/Laveuqv)

La Ley de Secretos Oficiales, que sigue rigiendo a día de hoy esta materia en España, fue aprobada en 1968 durante el franquismo. Apenas se modificó ligeramente en 1978, pero a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los países de Occidente no fija un plazo máximo para la desclasificación automática de archivos secretos. En Reino Unido es de 30 años y en Francia de 50, por ejemplo. El PNV propone fijar en 25 años ese plazo, con la posibilidad de que el Gobierno apruebe una prórroga adicional de otros diez años “excepcional y motivada”. Así cualquier documento pasaría automáticamente a ser de dominio público, como mucho, pasados 35 años.

La propuesta del PNV también incluye que en el caso de los archivos clasificados como reservados, el plazo máximo para desclasificarlos sería de diez años. Y asimismo determina que sea el Consejo de Ministros quien tenga “en exclusiva” la competencia para clasificar las materias y documentos. En la actualidad también lo puede hacer un organismo militar, la Junta de Jefes de Estado Mayor.

El pasado mes de abril, en la anterior legislatura, el PNV ya presentó esta proposición que fue votada favorablemente por 219 diputados y rechazada por los 111 del PP (hubo ese día 20 escaños vacíos). La disolución de las Cortes poco después, evitó que la proposición siguiera su curso. Ahora los nacionalistas vascos esperan tener mejor suerte. Según aseguran algunas fuentes en Vozpópuli, ni el PP, ni Rajoy se oponen de plano a la reforma de la ley, aunque consideran que la propuesta del PNV es sólo un “parche”.

En cualquier caso, por primera vez se plantea la posibilidad de que España dé pasos hacia una mayor transparencia en la gestión de los secretos oficiales. Así en breve podrían llegarse a conocer todos los archivos que hacen referencia a la Guerra Civil, el franquismo y los inicios de la democracia… quiza ayudando, en potencia, a poner luz sobre algunos secretos y mitos tan arraigados en el imaginario popular como el verdadero papel del Rey y otros políticos el 23F o a qué personas ordenó seguir el CNI durante la Transición.