En 2012, el Registro de Donantes de Médula Ósea en España contaba con 107.003 inscritos. En 2015, el número es ya de 207.572, casi el doble. Son datos de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) que ponen de relieve el éxito de la campaña española de captación de donantes, que ha logrado los objetivos marcados un año antes de lo previsto.  Indica también cómo España puede aspirar en este campo a jugar un papel de liderazgo y referencia mundial como en el de los trasplantes y donación de órganos.


(Foto: Flickr/Universidadpabloolavide)

El Plan Nacional de Médula se lanzó en 2013 con el objetivo de alcanzar los 200.000 donantes en 2016. Se centró la campaña en la captación de donantes en grupos de población concretos. Y esto ha permitido multiplicar así por seis el número de inscritos mensuales. En 2011, se apuntaban algo más de 500 personas cada 30 días, frente a las 3.000 de 2015.

Otro dato que evidencia el progreso de España es que en 2012, apenas el 4% de las personas que necesitaban un donante de médula lo encontraban en España. Era común tener que ir a buscarlo a Australia o Francia. Ahora, el 12% lo encuentran en España. Las comunidades que más crecieron en número de donantes fueron Aragón (58 %), Galicia (32 %), Asturias y Castilla-La Mancha (28 % en cada una) y Andalucía y Madrid (25 %). “Estos datos demuestran que cuando las cosas se explican de forma razonable, la gente colabora a muy buen ritmo”, ha asegurado Rafael Matesanz de la ONT.

El éxito ha hecho que el objetivo marcado para 2016 se alcance un año antes. Ahora la ONTquiere  duplicar el número de donantes en los próximos cuatro años y quiere fijar como objetivo alcanzar los 400.000 en 2020. En el mundo ya hay más de 25 millones de donantes de médula.