El año 2010 era el establecido por la directiva europea para que los países cumplieran unos límites fijados de cuatro contaminantes muy nocivo. Ya entonces España rebaso su cuota, junto con otros 12 naciones. En 2011, muchos han mejorado, pero no asi España que incluso ha empeorado sus datos de emisiones, según la Agencia Europea del Medio Ambiente (Aema). (Foto: Flickr/Costra_blanca7)

La UE decició en 2001 reducir la emisiones dióxido de azufre, compuestos orgánicos volátiles (COV), amoníaco y óxidos de nitrógeno que provocan, entre otras cosas, problemas de salud pública (afecciones respiratorias, por ejemplo) y medioambientales, como la acidificación del suelo y daños a la vegetación.

La directiva (2001/81/CE) establecía el techo nacional de emisión, el máximo  que cada Estado podía emitir en un año. En el caso de los óxidos de nitrógeno, que proceden en gran medida del tráfico y que generan la mayor parte de los incumplimientos, España no podía superar las 847 kilotoneladas. En 2010 emitió 901, es decir, un 6,4% más de lo permitido. Otros 11 países europeos rebasaron el máximo ese año.

Sin embargo, en 2011 varios Estados miembros consiguieron mejorar. Los incumplidores pasaron de 12 a siete. Pero España sigue en el grupo de los infractores. No solo eso, sino que empeoró sus datos. En 2011 emitió un 10,3% más de lo permitido. Fue, junto con Luxemburgo, el único país que, estando ya en cantidades no permitidas, aumentó la producción de óxidos de nitrógeno.

El mayor incumplidor es Luxembrugo, con un 64% más de emisiones de su límite establecido. A continuación figuran Austria (40%), Francia, (24%), Alemania (23%) y Bélgica (19%).  Irlanda también figura en este grupo, aunque con un dato mejor que el de España, 4%.