Uno de los cambios sociológicos más llamativos que ha sufrido España en la última década tiene que ver con los matrimonios celebrados. Si en 2008 hubo casi 200.000 y más o menos la mitad fueron religiosos y la otra mitad, civiles, en 2018, la cifra total de bodas ha caído a poco más de 163.000. Y de estos, 122.472, el 75%, fueron por lo civil, según los datos del INE y sólo 37.859 se celebraron por el rito cristianos (junto con otros 954 bajo el de otras religiones). Es la mayor diferencia registrada nunca y en algunas comunidades como Cataluña o País Vasco, la brecha es incluso mayor al suponer los matrimonios no religiosos en torno al 90% del total. Y esta “descristianización” de España ha sido incluso destacada en el periódico italiano Il Foglio. (NOTICIA ACTUALIZADA)

(Foto: Flickr/Andreabalducci)

El auge de las bodas por lo civil en España, desde que se autorizaron con la llegada de la democracia ha sido constante, pasando, según destaca Europa Laica, del 0,3% en 1976 al 4,5% en 1980, 18% en 1988 y 23% en 1996. Y desde este año, la tendencia en aumento ha sido constante hasta sobrepasar por primera vez el 50% y el número de matrimonios religiosos en 2009, cuando se registraron 94.097, que supusieron el 54,1% del total.

Y desde 2015, los enlaces civiles se han situado ya por encima del 70% de todos los celebrados en España. En algunas comunidades autónomas, su popularidad es incluso mayor. Según la Fundación Ferrer i Guàrdia, en 2018, las bodas por lo civil supusieron el 90,9% de todas las celebradas en Cataluña, mientras que en País Vasco, llegaron al 87,4 % y en Baleares al 86,8 %.

Aunque todo esto coincide con una tendencia general a la baja en lo que al numero total de matrimonios celebrados en España se refiera, que han venido cayendo de manera invariable -con la excepción de 2015 y 2016 que tuvieron ligeros repuntes- en la última década. Los datos del INE recogen de hecho un caída del 5,9% solo en el último año, ya que de los 169.279 de 2017 se pasó a 163.430 en 2018.

ACTUALIZACIÓN:

Il Foglio subraya la “descristianización” de España. El rotativo italiano enfatiza en un artículo de Gulio Meotti que España ha pasado en pocos años de ser uno de los países más católicos del planeta a sufrir una auténtica “descritianización”. Recuerda la afirmación de Manuel Azaña en los años 30 asegurando que “España ha dejado de ser católica” como algo que ha confirmado el último CIS con la constatación de que por primera vez hay en el país más ateos que católicos practicantes. y apunta que “el nihilismo suave ha triunfado”.

Print Friendly, PDF & Email