La mezcla de culturas gana peso en España donde algo más de uno de cada seis residentes son ya hijos de padre y/o madre de origen extranjero. Es lo que refleja la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística (INE), de la que se hace eco un artículo de Eduardo Bayona en Público. El 16,91% de los ciudadanos del país se ha criado en un hogar mixto o pertenece al grupo denominada “españoles de segunda generación” que evidencia el asentamiento de la inmigración.

calle-gente-madrid

El colectivo de ciudadanos hijo de padres extranjeros alcanza ya los 7,82 millones de personas y ha crecido más de un punto porcentual en solo cinco años, pasando del 15,74% (7,26 millones) y en 2013 al 16,91% en 2018.

Y es especialmente relevante el crecimiento de los llamados ‘españoles de segunda generación’ (hijos de padres inmigrantes asentados en España). Este colectivo ha aumentado en cinco años un 10,76%, frente al escaso 0,2% de crecimiento registrado el conjunto de la población. Y su peso demográfico entre los jóvenes es de un 23,7% entre los menores de 15 años, casi el doble del que tienen las personas de origen extranjero en el global del padrón, 12,8%.

El INE también apunta que aunque el número de parejas cuyos dos miembros son españoles supone el 85% del total, hay 146.000 menos que hace cinco años. Mientras que las parejas  mixtas (formadas por un autóctono y un foráneo) han crecido en 72.500 en ese mismo periodo. Las formadas por dos extranjeros en cambio son 100.000 menos que en 2013, aunque en los últimos dos años han crecido en casi 28.000.

Print Friendly, PDF & Email