parque-eolico-sol-puesta

El frenazo dado en España al desarrollo de las renovables es tal, que por primera vez desde los años 80, no se instaló ni un solo megavatio nuevo de energía eólica el año pasado. Lo ha revelado la Agencia Empresarial Eólica (AEE) que ha calificado 2015 como el “año más negro de la historia en el sector”, aunque señala que ha sido toda la última legislatura la que evidencia un parón.

Al término de 2015, la potencia instalada en energía eólica en España se situaba en 22.988 MW, una dato similar al que ya existía en 2012. Desde los año 80, el sector  eólico fue creciendo en España, primero tímidamente y luego con un auténtico boom en las décadas de los 90 y 2000 hasta alcanzar el umbral de los 23.000 MV. Pero desde la llegada del PP al gobierno en 2012, apenas ha crecido en 1.932 MW, la cifra más baja con diferencia de las últimas legislaturas.

La AEE achaca este parón, primero a la moratoria verde y después, a la Reforma Energética. De hecho desde que se aprobó el nuevo sistema retributivo en 2013, sólo se han instalado 27 MW, un 1,4% del total acumulado en la última legislatura. Y la industria eólica española lleva varios años sobreviviendo gracias a las exportaciones (en 2014 y 2015 ha exportado el 100% de su fabricación).

Todo esto ha provocado que España se aleje de los objetivos europeos de consumo de energía a través de fuentes renovables para 2020, que son vinculantes. Para cumplir con estos objetivos, la propia Planificación Energética a 2020 aprobada por el Gobierno ha calculado que España necesitaría 6.400 MW más de potencia eólica. El sector advierte de que esto sólo será posible si se recupera la seguridad jurídica perdida tras la Reforma Energética y se convoca cuanto antes una nueva subasta.