En 2017, el presupuesto español destinado a Defensa ascenderá a 10.739 millones de euros, un 0,92% de su PIB según las estimaciones que ha dado a conocer la OTAN.  Esto coloca a España como el tercer país de los 28 miembros de la Alianza que menos porcentaje de su producto interior bruto gasta en asuntos de seguridad. Sólo Luxemburgo, 0,44% y Bélgica, 0,91%, destinan menos. Pese a ello, este año hay indicios de que el gobierno va a cambiar esta tendencia. En este 2017, el gasto militar ha aumentado un 17% con respecto al ejercicio anterior, cuando destinó 9.014 millones, y se ha comprometido a doblar el gasto en siete años para alcanzar el 2% del PIB que pide Donald Trump.

(Foto: Flickr/Airwolfhound)

España se mantiene desde hace años en la parte trasera de la tabla de la OTAN y durante la crisis ha reducido sensiblemente las inversiones en Defensa. Así de los 11.131 millones de euros de 2010, pasó a 10.059 millones en 2011, 10.828 millones en 2012 y 9.495 millones en 2013. A partir de 2015, la cifra empezó a recuperarse hasta alcanzar los 10.000 millones, aunque 2016 marca el punto más bajo de gasto militar español en este década al destinar 9.014 millones de euros. Algo en gran medida debido a que durante casi todo el ejercicio, España tuvo un gobierno en funciones.

En 2014, los países miembros de la OTAN se comprometieron a alcanzar el 2% de su PIB en gastos para Defensa para 2024. Hasta el momento, solo cinco países lo han logrado ya: Estados Unidos, con un gasto militar del 3,58 % del PIB, Grecia con 2,32 %, Estonia, 2,14, Reino Unido y Polonia, 2,01%. Se espera que para el año 2018 Rumanía, Letonia y Lituania alcancen el objetivo.

España ha asegurado al gobierno de EEUU y a sus aliados que conseguirá la meta del 2%, pero no hasta el mismo 2024. Los datos de la OTAN también indican que con respecto al porcentaje de 2014, España es uno de los pocos países que se mantiene igual. Casi la totalidad de miembros de la Alianza han aumentado sus cifras, salvo Reino Unido, Francia, Croacia y Bélgica que han registrado ligero retrocesos. Aunque en el caso británico sigue por encima del 2% y los franceses lo rozan.