El diario francés y el suizo recogen la paradoja de que pese a la crisis que vive, España va a pasar a ser contribuyente neto en la UE casi con toda seguridad. Tras haber sido uno de los mayores receptores de fondos europeos, tras la entrada de nuevos socios, para el periodo 2014-2020 todo indica que España será considerada un país rico y tendrá que aportar más de lo que recibe.


(Foto: Flickr/European Parliament)

Le Parisien resalta la paradoja de que una España al borde del rescate pronto se unirá al club de paises ricos de la UE. Explica: “La situación es paradójica: mientras vive una profunda crisis que la acerca a una solicitud de asistencia financiera, España se unirá pronto al club de los países más ricos de la Unión Europea, convirtiéndose en un contribuyente neto. Después de una trayectoria espectacular, ha abandonado en una década el estado de mayor receptor de fondos de la UE para tener ahora que contribuir más a la olla común que lo que recibe al convertirse en la cuarta mayor economía de la zona euro.

`España es uno delos países que que más se ha beneficiado de la entrada en la Unión Europea en 1986´, afirma Rolf Campos, profesor de la Escuela de Negocios IESE en Madrid. “Sólo hay que mirar a su red de trenes de alta velocidad, en gran medida financiada por la Unión Europea” agrega Mario Kolling, un investigador del Real Instituto Elcano.”

La Tribune de Geneve señala que España podría perder 20.000 millones en ayudas. Señalan: “Con la llegada de los nuevos estados miembros como Bulgaria y Rumania, España aparece, en comparación, como uno de los países ricos de la Unión. Y tras haber logrado mantener su condición de receptor neto en el período 2007-2013, “pasará casi seguro a ser contribuyente neto” para el próximo ciclo, 2014-2020, predice Mario Kolling.

Según una fuente europea, España podría perder cerca de 20.000 millones de euros de ayudas en el próximo presupuesto, con una disminución del 30% para las regiones y el 17% para la agricultura. A cambio, al subir en el rango, el país podría reforzar su poder de negociación en Europa, pero Mario Kolling apunta: `La situación económica del país y su posible rescate siguen limitando el margen de maniobra  y el peso de España en la UE´”.