En condiciones normales de crecimiento, habría en España cerca de 4 millones de parados. Es lo que asegura el servicio de estudios del BBVA que calcula que la tasa de desempleo estructural de la economía española estaría entre el 18% y el 19%.

Los economistas han creado el concepto de desempleo estructural para definir la tasa de paro ‘de equilibrio’ que le correspondería a una economía determinada en una situación virtual en la que todos los parámetros que influyen en ella funcionaran con total normalidad.

BBVA Research explica [ver informe en pdf] que ha calculado este saldo estructural de la economía española en 2006 y 2012 siguiendo un procedimiento alternativo a los usados por ejemplo por la Comisión Europea. Se han basado en la Ley de Okun y el resultado deja  las tasas de desempleo estructural del 14% (2006) y del 18% (2012). Esto implica que en una situación normal, España continuaría arrastrando más de cuatro millones de parados.

Según el estudio , la política de consolidación fiscal y reformas estructurales puede tener efectos negativos a corto plazo, pero contribuye a mejorar las expectativas futuras de creación de empleo. “Las medidas de consolidación fiscal son importantes, pero también es importante acompañarlas de reformas que disminuyan el desempleo estructural”, asegura el servicio de estudios de la entidad.

El planteamiento es que, en efecto, es necesario que la economía crezca para crear empleo, pero también es necesario mejorar aquellas cosas que funcionan mal en la economía a través de reformas estructurales para que ese crecimiento consiga reducir el paro en mayor medida. Entre otras cosas, porque en ausencia de reformas la tasa de paro normal de la economía española será ese 18% mencionado anteriormente.

Print Friendly, PDF & Email