Un legado con casi 3.000 cartas, telegramas, diarios, informes o fotos de Hitler, Stalin, Churchill o Franco ha sido donado a la Universidad de Harvard, porque no ha habido acuerdo para que lo gestionara el gobierno español. Un artículo de Jesús Ruiz Mantilla en El País explica que la Fundación Castañé lo ofreció a Cultura, pero finalmente fracasó el intento de que permaneciera en España y ahora será custodiado en Boston, por la Haughton Library.

(Foto: Ricardo Torres/Revista LEER)

Se trata de uno de los archivos históricos privados más importantes de Europa con documentos del siglo XX y sobre todo de sus grandes conflictos, en particular la Segunda Guerra Mundial. Contiene actas de reuniones conflictivas de los soviets, correspondencia entre la familia de los zares, diarios, agendas fotografías o telegramas cruzados entre Churchill, Hitler, Stalin, De Gaulle, Mussolini, Franco…

La Fundación Castañé negoció con el Ministerio de Cultura la cesión de los documentos, e incluso el anterior ministro de Educación y Cultura José Ignacio Wert visitó el archivo. Pero finalmente no hubo acuerdo al parecer por “trabas administrativas”. En contrapartida, tres universidades estadounidenses mostraron gran interés por hacerse con los documentos: Harvard, Yale y Princeton, siendo la Haughton Library de la primera, la elegida finalmente para custodiarlo.

José María Castañé fue un empresario aficionado a la historia contemporánea, que reunió una gran colección con manuscritos de los grandes personajes del siglo, así como documentos que arrojan luz sobre el funcionamiento de los campos de concentración, la Rusia de los zares, operaciones como el desembarco de Normandía o el proceso de Núremberg, el Plan Marshall… En 2004 fundó la fundación donando su colección de unos 7.000 documentos para garantizar su conservación y difusión a nivel científico y social.

El archivo no se ha donado a Harvard en su totalidad, pero sí cerca del 60%, en particular lo referente a la Segunda Guerra Mundial. España ha dejado escapar este fondo documental aunque conservará en Madrid documentación relacionada con la Segunda República, la Guerra Civil y los primeros años de la dictadura de Franco que podrán ser consultados en la Residencia de Estudiantes y en la sede de la Fundación.