España lleva dos años viendo como se reduce su población. Una parte se debe al éxodo de inmigrantes extranjeros, pero también al de jóvenes españoles que ante la falta de oportunidades laborales decide emigrar. Y estas salidas están llegando ya a grandes magnitudes como señala Tercera información. Examinando los datos poblacionales del país del Instituto Nacional de Estadística, si se coge el intervalo de 15 a 34 años entre 2012 y 2013, hubo una pérdida de 934.469 jóvenes.

Entre 2012 y 2013, la población española se redujo en 456.620 personas en estos intervalos de edad. Y entre 2013 y 2014, la reducción fue incluso mayor: -477.849. Y si se añade al cálculo el intervalo de edad de 34 a 38 años, se perdieron otras 64.579 personas, dejando la cifra total ya practicamente en 1 millón.

Según el INE, la población española en enero de 2014 era de 46.507.760 personas. En 2012 era de 46.818.216. El descenso en términos absolutos ha sido en dos años de 310.456, pero en algunos segmentos ha habido ligeros aumentos. Así ha sido, tanto en 2012 como en 2013, en la mayoría de intervalos de edad por encima de 45 años. Por ejemplo en 2013, en el tramo de 70 a 74 años, el incremento fue de 96.943 personas y en 2012, el de 45 a 49 años creció en 55.928.

El grueso de la pérdida de población es claramente entre los jóvenes, especialmente los que tienen entre 30 a 34 años que en 2013 se redujeron en 231.619 y en 2012 en 190.560. También es significativa la merma en el intervalo entre 25 a 29 años: -152.288 en 2013 y -169.593 el año anterior.