En 2018, España figura en la 14º posición del índice Country RepTrak 2018, el estudio que elabora el Reputation Institute y cuantifica a 55 naciones del mundo. En 2017, figuró en el 13º lugar, firmando su mejor clasificación desde el estallido la crisis en 2009, durante la cual llegó a caer al puesto 18 del ranking. Ahora con una valoración de 73,07 puntos pierde una posición aunque mantiene su lugar dentro del Top 15, en un año en que la crisis catalana y las imágenes del 1-O han influido en la imagen exterior de España.

bandera-esp-cibeles

El ránking Country RepTrak de este año lo encabeza Suecia, seguida de Finlandia y Suiza. Por delante de España aparecen también y por este orden Noruega, Nueva Zelanda, Australia, Canadá, Japón, Dinamarca, Países Bajos, Irlanda, Austria e Italia. Pero la reputación española queda mejor valorada que la de países como Bélgica (15) Alemania (19), Reino Unido o Francia.

El ranking del Reputation Institute de 2018 se ha elaborado en base a 58.000 entrevistas a ciudadanos de 20 países –entre ellos los del denominado G8: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia además de Países Bajos, China, India, Corea del Sur, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México, Perú y Marruecos- en las que evalúan a otros 55 países del mundo. Se mide la confianza, estima, admiración y buena impresión que estos países despiertan en los encuestados y además valoran 17 atributos más concretos en tres grandes áreas: Nivel de Desarrollo, Calidad de Vida y Calidad Institucional.

En 2017, España subió 4 puestos hasta alcanzar el 13º lugar del ranking y su mejor puntuación: 74,6 puntos sobre 100. Consolidaba así cuatro años seguidos de mejoría de su reputación tras la crisis. En este 2018, sin embargo se ha frenado esta tendencia y ha sido adelantada por Italia, tras perder 1,5 puntos y quedar con 73,07.

En su valoración ha podido pesar el gran impacto exterior que ha tenido la crisis catalana con las imágenes de las cargas policiales del 1-O y todas las derivadas. “La crisis catalana no ha tenido un impacto tan significativo en la reputación de España como se preveía, pero de alguna manera ha roto la tendencia positiva de los últimos años que se había consolidado a medida que el país salía de la crisis económica”, ha dicho el vicepresidente de negocios globales y alianzas estratégicas de Reputation Institute, Fernando Prado.

Pese a la repercusión de estos enfrentamientos, en los países G8 (Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Alemania, Francia, Italia y Canadá, más Rusia), la valoración de España apenas ha disminuido unas décimas: de 7,5 puntos a 7,3. Mientras que en Latinoamérica se ha mantenido igual, 6,9, siendo el séptimo país mejor valorado en la zona. Y en cuanto al “entorno político-institucional”, la valoración de España sólo ha bajado una décima, del 6,3 al 6,2. En cambio, la variable en la que más ha caído la reputación española es su percepción de país con políticas sociales y económicas progresistas, que fue también la que más cayó con la crisis y la que más se había recuperado.

En cuanto al resto de países, Alemania tenido la peor evolución entre los europeos con una pérdida de 3,9 puntos, seguido de Francia (-1,7) y España (-1,5). Destacan en cambio la mejoría de Italia 1,2 puntos y Grecia, 2,1 puntos, y el país que más ha mejorado este año. A nivel general, Venezuela es quien más ha perdido 7,5 puntos el puesto 46, aunque es Irak quien cierra el ranking, precedido por Irán, Nigeria y Rusia. EEUU, por su parte tras la severa caída de reputación provocada por la victoria de Donald Trump que le hizo perder 5 puntos, ha iniciado una tímida recuperación, con 1,8 puntos más que le sitúan en el puesto 34 del Índice.

Print Friendly, PDF & Email