“Casadas y sometidas…”, no, gracias. El libro de la periodista de la RAI Constanza Miriano, católica ferviente, esposa y madre de cuatro niños, no ha gustado en Madrid. A pocos días de su puesta en venta, publicado por el Arzobispado de Granada, asociaciones de mujeres y diputados de de diferentes partidos han criticado esta imagen de mujer sometida que llega directamente desde Italia“.

 


(Foto: flickr/Kepler)

 

“Los consejos que el libro de Miriano da, -continúa el texto de Silvia Ragusa- no pueden dejar indiferente:  él siempre tiene razón, ten un hijo, obedécele, ten otro hijo, perdónalo, búsca la manera de entenderlo… Sería como tirar por la borda un siglo de luchas feministas y la emancipación en nombre de la doctrina cristiana del matrimonio”.

“La responsable de la mujer del sindicato Comisiones Obreras, Maylo Sánchez, ha escrito una carta en la que pone  negro sobre blanco cómo este libro refuerza los papeles tradicionales y los estereotipos y pone al macho en una condición de superioridad frente a la mujer”.

“Maite Molina, por su parte, madre, feminista y concejal de Izquierda Unida en el ayuntamiento de Granada considera el libro una apología de la violencia contra la mujer. La iglesia, sigue, no puede difundir un libro que defiende abiertamente la sumisión de la mujer, de ahí a la violencia de género, el paso es muy pequeño”.

Leer artículo completo en Il Fatto Quotidiano

Print Friendly, PDF & Email