BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El prestigioso peri√≥dico The Wall Street Journal publica un inquietante art√≠culo de opini√≥n de Daniel Schwammenthal titulado: ‚??Europa vuelve a importar el odio por los jud√≠os‚?Ě. El texto viene, adem√°s, ilustrado con una fotograf√≠a del asesino¬†Adolf Hitler entrevist√°ndose con un l√≠der Palestino.

Esta es una de las acusaciones m√°s preocupantes que recaen sobre nosotros los europeos, -y a menudo sobre los espa√Īoles-, desde los EEUU. Seg√ļn esa √≥ptica, Europa convive con una especie de herencia cultural del nazismo que le invalida para criticar cualquier asunto relacionado con el pueblo de Israel.

Que la tesis sea verdad o no -y obviamente no lo es- es irrelevante, en tanto que proyecta esa im√°gen all√≠ con nuestro agrado o sin √©l. Y sin duda nos¬†hace mucho da√Īo como pa√≠s.

 Daniel Schwammenthal recoge algunos datos para sostener el titular:

‚??En Espa√Īa, el 46% de los encuestados tienen una opini√≥n desfavorable de los jud√≠os. ¬ŅNo hay realmente ninguna relaci√≥n entre estas estad√≠sticas y el hecho de que los medios de comunicaci√≥n y el Gobierno espa√Īol se encuentren entre los m√°s hostiles de Europa hacia el Estado jud√≠o? ¬ŅEs s√≥lo una coincidencia que la mayor manifestaci√≥n europea en contra de Israel tuviese lugar el domingo en Espa√Īa, con m√°s de 100.000 manifestantes?‚?Ě

In Spain, 46% have unfavorable views of Jews. Is there really no connection between this statistic and the fact that the Spanish media and government are among Europe’s most hostile toward the Jewish state? Is it just a coincidence that Europe’s largest anti-Israel demonstration took place Sunday in Spain, with more than 100,000 protesters? [more]

Pero Daniel Schwammenthal se equivoca en el an√°lisis pues olvida que los ciudadanos de Europa fuimos v√≠ctimas del ascenso de Hitler, no sus acompa√Īantes. Especialmente dram√°tico, adem√°s,¬†fue el caso de Espa√Īa, pues el franquismo en sus inicios fue el m√°s terrible aliado ideol√≥gico del nazismo y utiliz√≥ incluso las armas facilitadas por el genocida. Hoy todav√≠a estamos desenterrando gente de nuestras cunetas.

Es dificil por tanto que los partidos que convocaban “la mayor manifestaci√≥n europea en contra de Israel” tengan esa herencia cultural pues eran mayoritariamente de izquierdas, de raices siempre enfrentadas al franquismo y al nazismo. En Espa√Īa, me recuerdan en facebook,¬†hubo miles de judios que pelearon voluntariamente con la Rep√ļblica. Pero incluso la controvertida pol√≠tica actual del gobierno de Israel goza hoy en Espa√Īa de simpat√≠as, entre la derecha eso s√≠, y eso que tradicionalmente ha “considerado a los jud√≠os el gran peligro para la cristianizaci√≥n del mundo”, -como recuerda Luis Solana.

Así que el pueblo judio puede presumir de tener buenos amigos en nuestro país. Como siempre debió ser.

Explicar algo tan pueril es necesario, aunque no deber√≠a. Lo que pasa es que, como dec√≠a Nacho, “que el horror del nazismo no admita comparaci√≥n alguna, no perdona por ello los horrores del gobierno israel√≠”.

Los espa√Īoles no se manifestaban el domingo¬†contra los judios, sino contra la pol√≠tica del gobierno de Israel en Gaza. Los espa√Īoles¬†no odian al Estado de Israel, lo que odian son las injusticias que puedan cometerse durante su creaci√≥n. Espa√Īa es solidaria con el sufrimiento, pasado y presente, del pueblo de Israel, pero no entrega cheques en blanco para los conflictos.

Print Friendly, PDF & Email