El servicio de estudios del banco alemán ha publicado su informe sobre perspectivas económicas para Europa (Swapping growth models in Europe), en el que destaca que la economía española se está transformando en un modelo de “crecimiento pobre centrado en la restauración de la competitividad y la rentabilidad de las empresas”.

 

(Foto: flickr)

Este cambio de tendencia, forzado por la crisis que atraviesa nuestro país desde 2008, está conllevando -siempre según Deutsche Bank- una disminución de los costes laborales unitarios y un mayor papel de las exportaciones en la dinámica de crecimiento.

El estudio de la entidad alemana describe que hasta antes de la crisis, España acumuló grandes cantidades de capital y mano de obra en los sectores menos productivos de la economía (como por ejemplo la construcción) sin aumentar el potencial de crecimiento del país, lo que terminó derivando en un estancamiento de la productividad.

El análisis califica de impresionante la evolución de la productividad en España y asegura que ha cerrado en solo cuatro años la brecha acumulada respecto a Alemania y Francia entre 1998 y 2008.

 

 

Print Friendly, PDF & Email