El diario francés que define a España como “el país que se acuesta tarde” refleja la necesidad de nuestro país de “cambiar los horarios para así terminar con las jornadas de trabajo interminables.

 

abengoa_trabajando
(Foto: Abengoa)

 

Según explica Nuria Chinchilla, directora del Centro Internacional de Trabajo y Familia del IESE Business School, la jornada laboral de un español comienza a las nueve de la mañana, se detiene a las dos para ir a comer y recomienza entres las cuatro y las cinco, para terminar en torno a las ocho de la tarde. Así hay gente que no llega a casa hasta las nueve de la noche”.

Según Chinchilla, en declaraciones que recoge el diario francés, “este sistema significa, menos calidad de vida, poco tiempo para estar con la familia,-lo que también influye en nuestra baja tasa de natalidad y hasta en el fracaso escolar de los pequeños-, y más accidentes de trabajo”.

Por todo ello, sigue el rotativo, “Ignacio Buqueras, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los horarios, ha solicitado la implantación de un sistema racional que contemplen ocho horas de trabajo, ocho horas para el descanso y ocho horas para actividades diversas”. Por eso propone “una idea, a primera vista revolucionaria, hacer coincidir nuestro huso horario con el británico”.

Leer el artículo completo en Le Point

 

Le Point es un semanario francés fundado en 1972 con el apoyo financiero del Grupo Editorial Hachette. Desde entonces ha cambiado varias veces de dueño y, en la actualidad, pertenece al Grupo Artémis, una sociedad de inversión propiedad del multimillonario François Pinault. Es de tendencia liberal-conservadora y su tirada ronda los 400.000 ejemplares semanales.