En una votación a mano alzada que ha sido apoyada por todos los eurodiputados españoles, excepto los del PP, la Eurocámara ha aprobado una resolución sobre la situación en Yemen en la que se insta a los países de la UE a abstenerse de vender armas a Arabia Saudí, a los Emiratos Árabes o el gobierno yemení. Aunque no menciona directamente a España, la petición del Parlamento se produce apenas un mes después de la polémica rectificación del gobierno de Pedro Sánchez sobre la venta de 400 bombas a Arabia Saudí. Aunque Francia, Reino Unido y Alemania, son los otros tres miembros de la UE que también venden armamento a este país.

parlamento-europeo

La resolución fue presentada por varios grupos -ECR, S&D, PPE, Verdes, EFDD, ALDE y GUE- y ha sido aprobada por 353 votos a favor, 217 en contra y 33 abstenciones. Los eurodiputados del PP han votado en contra, mientras que los del PSOE lo han hecho a favor, al igual que los de Podemos, Ciudadanos, IU y nacionalistas españoles.

En el texto, el Parlamento condena la violencia y los ataques a civiles y subraya la necesidad de investigar las presuntas violaciones de Derechos Humanos y del Derecho internacional humanitario. Y aunque la versión final fue suavizaba incluye este párrafo: “se insta a todos los Estados miembros de la Unión a que se abstengan de vender armas y cualquier equipo militar a Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y cualquier miembro de la coalición internacional, así como al Gobierno yemení, y a todas las demás partes en el conflicto”.

A principios de septiembre, el Ministerio de Defensa español avanzó que se cancelaría un contrato para vender 400 armas guiadas por láser a Arabia Saudí valorado en 9,2 millones de euros ante el temor de que fueran usadas contra población civil yemení. Pero dada la repercusión del anuncio y tras el enfado de Riad y la amenaza de cancelar el contrato de venta de corbetas de Navantia de 1.800 millones de euros, el gobierno español rectificó y mantuvo la operación.

Algunos ministros españoles defendieron la decisión asegurando que las bombas españolas “no producen efectos colaterales”, aumentando aún más la polémica. Amnistía Internacional, por su parte, denuncia que España vendió armas a Arabia Saudí por 1.000 veces más de lo que dedicó a ayuda humanitaria en Yemen en tres años.

Print Friendly, PDF & Email