Se las conoce como “las imágenes perdidas” o de “la maleta mexicana”. Son más de 4.500 negativos que durante 68 años permanecieron ocultos y que fueron descubiertos en 2007. Correspondían a las fotos que Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour tomaron en España en el transcurso de la Guerra Civil. Siete décadas después y tras tres años de catalogación, escaneo e investigación, por primera vez la colección se expone en el International Center of Photography (ICP) de Nueva York. Y entre el material destaca una imagen de Lorca dos días antes de morir.

Web de la exposicion

Aunque la leyenda habla de una “maleta”, los negativos estaban en realidad escondidos en tres cajas de cartón que el ayudante de los fotógrafos logró llevar a París a una oficina diplomática mexicana. Se sabe que el general Francisco Aguilar González, embajador entre 1941 y 1942, se hizo con ellas y se las llevó de vuelta a Mexico, donde a su muerte las encontraron sus herederos. Y tras varias pericipecias en 2007, por fin Cornell Capa, hermano de Robert, y Trisha Ziff logran hacerse con los negativos y los llevan a Nueva York.

Algunas fotografías se divulgaron en ese mismo 2007 y de hecho en Cataluña se logró localizar a varios de los protagonistas que aparecían en las instantáneas. Pero el grueso de la colección había permanecido hasta ahora inédito. La exposición del IPC se titula “The mexican suitcase (La maleta mexicana)” y permite contemplar una selección de las imágenes

De Capa se pueden ver fotos de las batallas de Teruel y el río Segre y del exilio republicano hacia Francia tras la derrota. De Gerda Taro destacan las secuencias del frente de Segovia y de la batalla de Brunete, donde murió aplastada por un tanque. Y David Seymour dejó instantáneas de los soldados vascos, de Barcelona y retratos de gente como Dolores Ibárruri, La Pasionaria, o el poeta Federico García Lorca, pocos días antes de ser fusilado. También hay varias en las que aparecen los propios Capa o Taro, el corresponsal del New York Times Herbert Mathews y niños soldados…

La abundancia de material sirve también como una ventana al “cuaderno de trabajo” de estos tres maestros de la fotografía. Ya que muchos de los negativos permiten comprobar como iban componiendo imágenes hasta lograr la ideal. Aunque no aparece la secuencia de “Muerte de un miliciano” la famosa foto de Capa, envuelta en la polémica por las acusaciones de ser un montaje.

Print Friendly, PDF & Email