La prestigiosa revista y editora de guías de viaje recomienda para este año diez lugares del Viejo Continente que “hay que conocer” y en su lista ha seleccionado dos destinos españoles: Extremadura a la que define como “una de las regiones más desconocidas en uno de los países más conocido” y la costa este de Tenerife.

Según Lonely Planet, Extremadura ya ha empezado a aparecer en “el radar de los viajeros con deseos de explorar una España alejada de los estereotipos convencionales”. Entre los atractivos de las región se mencionan las “mejores ruinas romanas” de España en Mérida, los pueblos de Trujillo y Cáceres, como joyas medievales comparables a los de la Toscana italiana pero “sin multitudes” o el parque nacional de Monfragüe. Y no se olvidan de mencionar las virtudes gastronómicas recalcando que Extremadura produce algunos de los mejores quesos y sobre todo jamones de España.

Y sobre Tenerife justifica haberla incluido entre los “tesoros escondidos” recomendando alejarse de sus conocidos resort playeros para explorar su costa este con extraordinarios paisajes lunares y volcánicos, pueblos de pescadores y acantilados. Menciona específicamente las localidades de Abades y El Medano con “la mejor playa natural de la isla”. Y para quienes quieran alejarse de todo, las montañas de Anaga, donde “la gente aun se sorprende de ver turistas y hay que pedir la cerveza en español.”

Además de las dos localidades españolas, en su recomendación de sitios que hay que conocer en 2016, Loney Planet ha incluido el Peloponeso, Aahrus, Venecia, Dordoña o el norte de Dalmacia.