La filial de FFC en gestión de agua, Aqualia, ha sido seleccionada para diseñar, construir y operar durante 25 años la planta de depuración de agua Abu Rawash en El Cairo. El contrato supondrá una inversión de 500 millones de euros, pero generará una cartera de negocios de 2.400 millones y es el mayor de la historia para la empresa española y el segundo que consigue en Egipto.

ACCIONA DEPURADORA

El contrato ha sido adjudicado al consorcio liderado por FCC Aqualia y en el que también están presentes Veolia y las egipcias Orascom Construcction Industries e ICAT. El proyecto cuenta, además, con el apoyo del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), el Banco Mundial y la banca egipcia.

El alcance de las obras objeto de inversión incluye la ampliación del tratamiento biológico de la planta ya existente de tratamiento primario Abu Rawash con capacidad para 1,2 millones de metros cúbicos diarios hasta los  1,6 millones de metros cúbicos diarios. Esto le permitirá dar servicios a 5,5 millones de personas, pasando a ser en una de las depuradoras más grandes del mundo.

Este es el segundo contrato de Aqualia en Egipto. En 2010 ya fue elegida para el diseño, construcción y explotación durante 20 años de la planta depuradora de aguas residuales de New Cairo. La firma española opera en total una 320 plantas depuradoras en 22 países de cuatro continentes.

fcc-sede