La autopista I-66 en Virginia va a llevar la marca made in Spain, tras lograr la constructora española, la adjudicación de este mega-proyecto cuya inversión prevista es de 3.000 millones de euros. Ferrovial se encargará del diseño, construcción, financiación, operación y mantenimiento de 35km de la carretera que entraría en funcionamiento en 2022 y cuya concesión es por un plazo de 50 años.

Se trata del sexto contrato que logra Ferrovial en Estados Unidos y en esta ocasión es el adjudicatario ha sido el Departamento de Transporte de Virginia (VDOT), que ha considerado que la oferta de Cintra, filial de la empresa española, en consorcio con el fondo Meridiam, ha sido la mejor. La autopista  discurrirá entre la ruta 29 y la circunvalación de Washington (I-495), en el condado de Fairfax, tendrá 35 km de longitud y dos carriles de peaje dinámico.

Con este proyecto Ferrovial acumula ya 1.920 kilómetros de autopistas bajo operación en 27 concesiones en Canadá, Estados Unidos, Europa, Australia y Colombia. En Canadá es primer accionista de la que está considerada como la autopista más rentable del mundo, la 407 ETR de Toronto, en la que cuenta con el 42,23% del capital.