La llegada a España de una veintena de refugiados procedentes de Italia ha vuelto a poner el foco en el escaso número de ellos acogidos por nuestro país pese a la gravedad de la crisis. En la red, periodistas, políticos y ciudadanos critican de forma generalizada al gobierno español por su pobre contribución en el asunto. Algunos recurren a la ironía para comentar los números de refugiados que acoge España y en general asoma un sentimiento de vergüenza.