El ex presidente catalán ha sido condenado a dos años de inhabilitación y a una multa de 36.500 euros por desobediencia al organizar el 9N en 2014, pero es absuelto del delito de prevaricación, igual que sus consejeras Ortega y Rigau que son inhabilitadas por 21 y 18 meses respectivamente. La noticia es analizada y valorada en la red por periodistas, políticos, corresponsales extranjeros y politólogos. Muchos resaltan que la condena a Artur Mas es mucho menor de los 10 años de inhabilitación que pedía la fiscalía y le absuelve de “prevaricación”. Y en este sentido la red se divide entre los que consideran blanda la sentencia por incumplir la ley y lo que señalan que cualquier condena por colocar urnas es una “vergüenza”. De tal manera que la sentencia parece desagradar a todos y echa fundamentalmente más leña al fuego al conflicto.

Tobias Buck, del Financial Times: “El ex presidente catalán Artur Mas inhabilitado para cargo público durante dos años por “desobediencia”. La fiscalía pedía 10 años.”

Henry de Laguerie de Europe 1: “Veredicto más clemente de lo previsto para Artur Mas, condenado por desobediencia a 2 años de inelegibilidad. Es absuelto del delito de prevaricación.”

Matthew Bennet de The Spain Report: “La sentencia parece ser lo suficientemente dura para irritar a los separatistas catalanes y lo suficientemente suave para irritar a los conservadores españoles.”