La respuesta de Europa y de España a la, para muchos, mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial es analizada en la red por corresponsales extranjeros, empresarios, periodistas nacionales o jueces. Y el veredicto es que ni la actuación del continente en general, ni la española en particular ante el drama de los refugiados están a la altura. Muchos incluso se declaran avergonzados por la postura del gobierno de Mariano Rajoy incidiendo en lo ridículo del número de refugiados, 2.739, que parece dispuesto a admitir dada la magnitud de la crisis y que nos coloca casi como el país menos comprometido. También se dice que España ha boicoteado el sistema de cupos de la UE y se critica la equiparación de refugiados e inmigrantes. En el lado contrario, se destaca la respuesta de Alemania, de sus líderes y sobre todo de su población.

Markus Böhnisch, corresponsal alemán: “España sólo quiere aceptar 2.000 refugiados porque asegura estar al límite por la inmigración ilegal. ¿Datos? ¿Por dónde entran?”

1 replica a este post
  1. ¿Y por qué no habla nadie de que este drama humano es la consecuencia directa de las políticas de Estados Unidos en Oriente Medio desde hace años? ¿Y a cuántos refugiados van a acoger los Estados Unidos? ¿A menos de 1000 sirios? ¿Eso es todo?