La respuesta de Europa y de España a la, para muchos, mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial es analizada en la red por corresponsales extranjeros, empresarios, periodistas nacionales o jueces. Y el veredicto es que ni la actuación del continente en general, ni la española en particular ante el drama de los refugiados están a la altura. Muchos incluso se declaran avergonzados por la postura del gobierno de Mariano Rajoy incidiendo en lo ridículo del número de refugiados, 2.739, que parece dispuesto a admitir dada la magnitud de la crisis y que nos coloca casi como el país menos comprometido. También se dice que España ha boicoteado el sistema de cupos de la UE y se critica la equiparación de refugiados e inmigrantes. En el lado contrario, se destaca la respuesta de Alemania, de sus líderes y sobre todo de su población.

Markus Böhnisch, corresponsal alemán: “España sólo quiere aceptar 2.000 refugiados porque asegura estar al límite por la inmigración ilegal. ¿Datos? ¿Por dónde entran?”

Print Friendly, PDF & Email