La decisión de EEUU de eliminar la norma que protegía la neutralidad de Internet y el acceso igualitario ha provocado un gran revuelo en la red. La reacción de condena es casi unánime, señalándose que se trata del “fin de Internet como se ha conocido” y una medida que beneficia sólo a los proveedores de servicios y quita poder a los usuarios. Se advierte en cualquier caso de que la nueva normativa no entrará aún en vigor, ya que el sistema americano admite los pleitos en contra y puede por ello retrasarse ampliamente su puesta en marcha. También se señala que a nivel de español, las leyes europeas protegen la neutralidad de la red y hacen inviable, de momento, una situación similar. Pero son muchos los que llaman la atención sobre la importancia de esta cuestión y de luchar por garantizar el acceso igualitario, resaltando la existencia de un lobby que persigue revocarlo y sobre todo las implicaciones y el peligro que eso supondría.

Print Friendly, PDF & Email