Manuel Marchena es el juez que presidirá, tras el pacto al que han llegado PSOE y PP, el Consejo General del Poder Judicial y por extensión el Tribunal Supremo cuando acabe el mandato de Carlos Lesmes, actualmente en el cargo. La noticia, que se produce en plena tormenta sobre la credibilidad de la Justicia tras la polémica por la sentencia del Supremo sobre las hipotecas, ha provocado numerosas reacciones de juristas, periodistas y políticos en la red y en general ha suscitado bastante revuelo. El propio Marchena y su trayectoria centran buena parte de las valoraciones y las dudas. Se le señala como un magistrado de prestigio pero muy vinculado al sector conservador e incluso al PP.  En este sentido se recuerda que fue el que condenó a Cesar Strawberry y decidió no investigar el máster de Pablo Casado, además de ser quien debía presidir la sala del juicio a los líderes independentistas catalanes por el “procés”.

Aunque las mayores críticas son para PP y PSOE por haber acordado este nombramiento en una negociación política o “reparto de cromos” al margen de los vocales del CGPJ que son quienes deben elegir a su presidente y restando imagen de independencia a la Justicia española.

Print Friendly, PDF & Email