El Rey acaba de pronunciarse sobre el conflicto independentista catalán en un discurso televisado en el que se ha manifestado inequivocamente del lado de la legalidad y del Estado español. Periodistas, políticos, corresponsales y ciudadanos analizan en la red sus palabras y sus acciones en esta crisis, que algunos califican de test equivalente al 23F para esta monarquía. Felipe VI recibe bastantes elogios por su intervención, pero también más críticas de las habituales. Se le reprocha en concreto alinearse demasiado con las tesis del gobierno de Rajoy, no mencionar a los heridos y no aprovechar para tender puentes en un conflicto que amenaza con radicalizarse de forma preocupante. Algunos también valoran el impacto que la crisis puede tener para el futuro de su reinado.

Tobias Buck, del Financial Times: “Esta institución es -o debería ser- una de las pocas apolíticas en España. Estos causará daños por una ganancia pequeña”

Graham Keeley, de The Times: “Parece que el Rey Felipe perdió la oportunidad de llamar al diálogo al profundizarse la crisis catalana. Ni una palabra para los centenares de heridos.”

 

Print Friendly, PDF & Email