En un país en el que el turismo supone más del 11% del PIB y desde hace cuatro años se baten anualmente los récords de visitantes, este verano ha empezado a calar con fuerza el fenómeno de la “turismofobia”, el rechazo al turismo de masas y la denuncia de los problemas que ocasiona para la población local. En la red, periodistas, economistas y ciudadanos analizan la cuestión. Se señala que parte del problema se debe al modelo turístico que tiene España, aunque se enfatiza los ingresos y puestos de trabajo que esta actividad crea. Pero sobre todo se apunta que la “turismofobia” tiene mucho que ver con el problema del encarecimiento o la falta de oferta de viviendas en el centro de las ciudades más turísticas que con el rechazo a los visitantes. Se advierte también de que, aunque ya se está viendo condicionado por las posiciones ideológicas, se trata de debate legítimo.

Print Friendly, PDF & Email