BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Hay que empezar a hablar con propiedad. Entre 30.000 y 130.000 personas permanecen aún desaparecidas en España. La mayor parte de ellas yacen en cunetas o en fosas comunes y fueron asesinados durante la guerra civil y en los años posteriores. En España, cuando no se mataba, se violaban sistemáticamente los derechos humanos, según denunció Amnistía Internacional. Las cifras son atroces aunque tomáramos como válida la más pequeña.  En Argentina, durante la dictadura, la cifra es conocida: fueron 30.000 los desaparecidos desde 1986 hasta 1973. Y el mundo, acepta que allí lo que se produjo tiene nombre: fue un genocidio.

Definición en la wikipedia:

 “…el genocidio o asesinato de masas es un delito internacional que consiste en la comisión, por funcionarios del Estado o particulares, de un exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivos de nacionalidad, etnia, raza, religión, ideología, sexualidad, etc. Estos actos comprenden la muerte y lesión a la integridad física o moral de los miembros del grupo, el exterminio”.

Jay Allen fue el primero en darse cuenta de la sanguinaria estrategia de Franco. Allen era corresponsal en la guerra de España en el Chicago Daily Tribune. El 28 de julio de 1936 entrevistó a Francisco Franco. La guerra acababa de empezar. Las palabras del dictador son toda una declaración de intenciones:

 

Allen: “¿No hay posibilidad de tregua, ni de compromiso?”

Franco: “No. No, decididamente no. Nosotros luchamos por España. Ellos luchan contra España. Estamos resueltos a seguir adelante a cualquier precio.”

Allen: “Tendrá que matar a media España”, dije.
Entonces giró la cabeza, sonrió y mirándome firmemente dijo:

Franco: He dicho que al precio que sea…

Así que conviene empezar a aceptar que en España se produjo un genocidio. El término está inventado.