El diario financiero británico destaca en un artículo de opinión de su corresponsal Victor Mallet como  España tiene una serie de negocios “innovadores y competitivos”  frente a la crisis y a algunos casos de malas prácticas empresariales. El texto se titula “Adios a la fiesta para los antiguos negocios españoles” y en él el Financial Times apunta que los emprendedores y empresarios españoles deberían abandonar “la cultura de la dependencia y las prácticas empresariales anticuadas que no sirven en la economía global”.

Un anuncio de Zara
(Foto: Flickr/Torasga)

El texto del diario empieza cuenstionand: “¿Tiene España el tipo equivocado de negocio y el tipo equivocado de empresarios? ?sta es la pregunta que se hacen en Madrid desde el estallido de la burbuja inmobiliaria de 2007. Encontrar la respuesta es fundamental si España quiere salir de la crisis económica siendo más competitiva y creando empleo”.

“En los últimos meses se han producido algunos signos desalentadores: una serie de quiebras, escándalos y cuestionables acuerdos entre importantes empresarios sugieren que España sigue estando dominada por empresas opacas y poco competitivas que apenas tienen en cuenta las ideas modernas de gobernanza corporativa.”

El Financial Times pone tres casos concretos como ejemplo de “malos empresarios”: Ruiz Mateos y  Nueva Rumasa, Gerardo Díaz Ferran presidente de la CEOE pese a las quiebras de Marsans o Air Comet y las recientes maniobras en Sacyr de Luis del Rivero pero apunta: “”este catálogo lamentable de falta de transparencia y operaciones opacas de empresas que no agregan valor, no es toda la historia de las empresas españolas. De hecho, las peores prácticas se concentran en los sectores internos de la construcción y los servicios. Por otro lado, los exportadores -incluidas empresas familiares- han tenido un éxito consistente en la última década y en los tres años.”

“A pesar de las estadísticas deprimentes que surgen cuando se mete en el mismo saco a los buenos y malos sectores, muchas empresas ibéricas son innovadoras y competitivas. Inditex, propietaria de la marca Zara y el mayor minorista de ropa del mundo por valor de mercado, es uno de los éxitos. Otro ejemplo de éxito internacional es la empresa familia Camper, fabricante de calzado afincada en Mallorca.” explican.

Apuntan sin embargo que “el problema para los negocios españoles radica en gran parte en su economía y demasiado en sus empresarios, en el sector inmobiliario y los servicios y puede permitirse llevar a cabo prácticas obsoletas que quizás puedan ser aceptada en casa pero que son inútiles en los mercados competitivos a nivel mundial. La fiesta de ha terminado??. Ya es hora de pagar la factura, dice Isak Andic, director del grupo Mango quien hace un llamamiento para que se hagan sacrificios generalizados y se llegue al fin de la cultura española de dependencia. La pregunta ahora es si España, y especialmente sus empresarios, le harán caso.”

Print Friendly, PDF & Email