Tras anunciarse los planes del gobierno escocés para celebrar un segundo referéndum de independencia, medios británicos se fijan especialmente en cuál puede ser la reacción de España, inmersa en su propio desafío independentista con Cataluña. El FT señala que plantea una “cuestión incómoda” para el gobierno español sobre todo por la posibilidad de que vete la pertenencia a la UE de una Escocia independiente. Asegura que no hay que dar por hecho un veto español, pero advierte de que en cualquier caso, Mariano Rajoy evitará pronunciarse claramente sobre cual será su posición hasta que “tenga que cruzar ese puente”. The Guardian por su parte enfatiza las declaraciones de Alfonso Dastis que sostiene que Escocia tendrá que volver a solicitar su entrada en la UE si se independiza.

Financial Times habla de la lección española para Escocia. El texto que firma Tobias Buck apunta que la petición del gobierno escocés de organizar un segundo referéndum de independencia  es un reto político para Theresa May, pero también puede incomodar al gobierno español. Recuerda que una Escocia independiente necesitará, para seguir en la UE, el apoyo de todos los países miembros, incluida España, que a consecuencia de su propio desafío independentista en Cataluña, lleva años desalentando a los movimientos secesionistas. Y recuerda que en los preliminares del referéndum escocés de 2014, se dio por hecho que España vetaría la entrada de Escocia. Pero pone de relieve que entonces, a pesar de que se le presionó para que declarará su posición al respecto, Rajoy y su gobierno llegaron a límites extraordinarios para no tener que hablar claramente.

 

 

El artículo apunta que esto se debe en parte a la habitual “naturaleza cautelosa” del presidente español al que le gusta desconcertar a sus rivales y mantener sus opciones abiertas. En cualquier caso considera que no habría que dar por hecho que España vetaría la entrada de Escocia en la UE. Señala que en 2014, Reino Unido era un aliado cercano y el “tradicional” objetivo de la política exterior española es apoyar la fortaleza y unidad de la UE. Pero apunta que ese incentivo podría no existir en 2018 y 2019, tras el Brexit. En cualquier caso advierte que de cara a un segundo referéndum independentista en Escocia, es probable que Rajoy tampoco diga claramente cual será su posición hasta que no se vea obligado a “cruzar ese puente” por una victoria independentista, pero siempre esperando no tener que hacerlo.

The Guardian destaca que España asegura que una Escocia independiente tendría que volver a la cola y solicitar de nuevo su ingreso en la UE. Recoge las declaraciones del ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis que ha recordado que España apoya la integridad de Reino Unido y no alienta ninguna división, ni secesión en ningún estado miembro de la UE. Recuerda que a España le interesa especialmente que Escocia no se independice para contener a sus propios movimientos separatistas en País Vasco y Cataluña. Pero además enfatiza que Dastis ha defendido que si hay secesión de Escocia y ésta quiere ser miembro de la UE, tendrá que “ponerse a la cola”, cumplir los requerimientos y negociar su entrada.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.