El expresidente del gobierno que ha intervenido en el programa de Iñaki Gabilondo “Hoy”, en CNN+ sostiene que ya se está  incubando una nueva crisis. Las razones que explican esto, según Felipe González, es que “no se han emprendido las reformas” necesarias en el sistema financiero.

Los ciudadanos no van a tolerar nunca más que se rescaten las malas prácticas financieras con dinero público. -ha añadido.

“Hay que recuperar el poder soberano el poder de la política” -explica González.

Print Friendly, PDF & Email
3 Replica a este post
  1. Felipe González -creo- tiene mucho que decir en estos momentos. Para mí su opinión y su valoración siempre ha contado. No creo que tenga la fómula mágica, pero sí que aportará perspectiva y pragmatismo. Un saludo.

  2. Me ha encantado lo que ha dicho, que gran sentido comun, como sintetiza toda esa informacion y que preparacion tiene.

  3. Grave irresponsabilidad de FG.

    La culpa de la crisis no la tiene el Sistema Financiero.

    Tampoco la tienen los reguladores (políticos).

    La culpa de lo que nos pasa la tienen los propios jugadores inmobiliarios (ofertantes y demandantes de inmuebles), que son los protagonistas del hipotecón durante estos 20 tantos años que llevamos de burbuja inmobiliaria.

    Recordemos que FG-Boyer fueron los que suprimieron los derechos de los inquilinos en favor de los caseros, precisamente, para concentrar toda la potencia de la demanda de alojamiento en la compra; compra financiada, además, en un 60%, por banca pública regional dirigida por políticos (Cajas de Ahorro).

    Ahora nos enfrentamos, no solo en España, al gran proceso de restauración de precios relativos inmobiliarios.

    Como sabemos desde que los poskeynesianos lo estudiaron a fondo, al final de las burbujas, los sistemas financiero y el fiscal quedan igual de comprometidos que los jugadores.

    FG está alimentando irresponsablemente el odio a la banca porque él mismo es un pisitos muy poco dispuesto a aceptar su parte de culpa en la sobrevaloración inmobiliaria.

    Adicionalmente, en España, a El Pisito hay que añadirle su versión política: El Terruñito.

    Eso es todo.

    No es grave. Solo doloroso.

    Los que durante la burbuja eran triunfadores de El Pisito, ahora se ven rebajados. Quienes estaban pillados, han pasado a mutilados.

    Las burbujas son así. Esta vez es peor psicosocialmente por tratarse de una vasta operación (fracasada) de inspiración socialdemócrata y social-liberal cuyo objetivo era proclamar complacidamente la muerte de la clase baja. No ha sido así. Todo volverá a su ser.

    El alojamiento básico y el suelo industrial, en una sociedad avanzada, han de ser de provisión semipública, como la sanidad y la educación. Eso es lo que sabemos que viene. El drama es la situación en que dejamos a la juventud que hemos reclutado vanamente en el sueño estúpido de El Pisito & El Terruñito.