Jorge Calvet, de Gamesa

La empresa española ha renunciado a un contrato de 60 millones de euros con el régimen sirio por la convulsa situación y la represión que existe en el país. El Gobierno de Al Assad seleccionó a Gamesa el pasado año para construir la primera planta eólica del país en los alrededores de Homs. Pero en el último momento y cuando solo faltaba la firma definitiva del contrato, la compañía se ha retirado del proyecto. (Foto: Flickr/Gov/ba)

No ha habido comunicación oficial en la web de Gamesa, pero algunos blogs especializados recogen unas supuestas manifestaciones del presidente de la multinacional española, Jorge Calvet, en una conferencia asegurando que “no quiere hacer negocios en un país que aniquila a sus ciudadanos”.

Siria quería poner en marcha la que iba a ser la primera instalación eólica en su suelo sirio.  El contrato de 60 millones de euros para la construcción de la primera planta eólica de Siria, fue licitado el pasado año por el Gobierno de Al Assad. Gamesa tuvo que competir con numerosos consorcios energéticos internacionales antes de alzarse definitivamente, a finales del 2010, con el contrato.

El Gobierno sirio se comprometió a abonar a Gamesa por anticipado casi el 20% del importe del contrato de construcción del parque eólico, que se levantaría en la localidad de Qatineh, ubicado en el lago homónimo, a las afueras de la ciudad de Homs y que tendría una capacidad de 50 Megavatios. Además de la construcción, Gamesa se adjudicó también la operación y el mantenimiento de la planta así como la formación del personal que trabajaría en ella.

Aerogenerador de Gamesa
(Foto: Flickr/Ghostnikon)

Print Friendly, PDF & Email