BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

dibujo-guerra-civil1.jpg 

La decisión de Baltasar Garzón de inhibirse en parte de la causa contra el franquismo abre diferentes y nuevos frentes. Ahora serán los tribunales regionales quienes deberán investigar los hechos. Si el asunto se torna controvertido, podría terminar en manos del Tribunal Supremo, que se vería obligado a posicionarse.

Pero además Garzón ha abierto una puerta inesperada en el asunto: la de los niños robados a las familias republicanas y dados en adopciones ilegales a familias del franquismo, un tema absolutamente tabú en España.

Aquí, el libro y documental, “Los niños perdidos del franquismo” aborda el tema aunque no hay datos exactos del número de personas que pudieron sufrir el secuestro de sus hijos. Las Asociaciones para la memoria histórica creen que podrían ser “miles”. 

Imagen de previsualización de YouTube

El asunto no es baladí. En Argentina una iniciativa similar fue la que tumbó todos los intentos de los militares de ampararse en la amnistía.  El asunto se convirtió en el ariete que abrió otros caminos judiciales y provocó una enorme reflexión social.  Hoy todavía, diversas iniciativas siguen buscando a los hijos de los desaparecidos, incluso en los teatros.

En España, “Quien sabe donde”, el programa de televisión de Paco Lobatón que se caracterizó por la búsqueda de desaparecidos, recibió muchas “peticiones de niños separados por la guerra, que buscaban su origen, su familia real” , aunque en términos “de secuestro”, es la primera vez que se oye hablar de este asunto, según ha manifestado el propio Lobatón.  Lo que conduce a pensar que, si se dió, muchos niños nunca supieron de su situación y hoy puede que todavía no lo sepan.

[foto: dibujo hecho por un niño en la Guerra Civil]

Print Friendly, PDF & Email