El diario Berliner Zeitung recoge unas declaraciones del Juez español Baltasar Garzón sobre el proceso que se sigue contra él en España y sobre la Ley de Amnistía. En una conferencia sobre justicia universal en la fundación Heinrich Böll de Berlin, el magistrado ahora suspendido, se defendió con argumentos jurídicos, pero también políticos y aseguró que “el poder judicial es el gran olvidado de la Transición”.

Baltasar Garzón
(Foto: Flickr/ukberri.net)

En la conferencia, Garzón habló del caso Pinochet y de su situación personal. El artículo del diario se titula “El juez en el banquillo” y dice que “aparentaba serenidad. `Se me ha suspendido de mi cargo como juez asta que se haya pronunciado una sentencia sobre mí y se determine si soy culpable o inocente´, explicó. Y cuando más tarde alguien del público preguntó cuáles cree que son sus posibilidades, Garzón respondió: `Soy juez y voy a morir como juez. Si alguna vez volverán a verme ejercer como tal es una cuestión completamente distinta´”.

Además dio argumentos jurídicos sobre su caso explicando que la amnistía de 1977 se adoptó antes de la aprobación de la Constitución actualmente en vigor. Pero hoy hay un consenso mundial, desde el punto de vista de los tribunales internacionales, en que las normas de impunidad tienen que desaparecer: “La ley dice que la amnistía debe aplicarse en cada caso, por el juez competente. Bueno, yo era el primer juez que quería hacer eso.”

El Berliner Zeitung también recoge una pregunta final: “¿Quién puede reclamar para sí la facultad de dejar de lado una ley, sobre la que hubo consenso en España, porque en aquel momento era la única manera de lograr poner fin a la dictadura ? La respuesta de Garzón: “El Juez”. Este hombre tiene una misión.

Print Friendly, PDF & Email