BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

 

Gibraltar es un asunto más pasional que estratégico. Hoy es sólo una tormenta de verano, pero eso no significa que una mala gestión diplomática no pueda incrementar la escalada de tensión. Por eso se debe extremar la cautela. Gibraltar tiene sus particularidades:

España defiende el Tratado de Utrecht de 1713, que no habla de aguas jurisdiccionales, como marco de sus relaciones con Gibraltar. Allí se establecen los límites de la frontera del Peñón en el litoral. Fue a principios del siglo XVIII cuando se concedió la perpetuidad de la soberanía del territorio a la Corona británica. Pero el Tratado por el que se cedió la ciudad, el castillo y el puerto no reconocía aguas jurisdiccionales, “concepto que por aquel entonces ni existía” -explica Público.es.

Pero desde 1994, con la entrada en vigor de la “Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho de Mar” o Constitución de los océanos se consagró la idea de que no existe costa seca, que cualquier territorio costero tiene jurisdicción sobre sus aguas -tratado aprobado en 1982 por la III Conferencia de la ONU sobre el Derecho del Mar-.

Aunque el texto legal posee una “claúsula interpretativa unilateral” que España ratificó en 1997 a través de la disposición de la Ley 10/1977: “el presente texto legal no puede ser interpretado como reconocimiento de cualesquiera derechos o situaciones a los espacios marítimos de Gibraltar que no estén comprendidos en el artículo 10 del Tratado de Utrecht, de 13 de julio de 1713, entre las coronas de España y Gran Bretaña”. Reino Unido no aceptó esta interpretación española y estableció para el Peñón un mar jurisdiccional de tres millas, a pesar de que la CNUDM otorga hasta doce a cada Estado”.[Visto aquí]

La excusa de los bloques de hormigón.

El detonante de este nuevo roce diplomático ha sido el lanzamiento de bloques de hormigón (27-7-2013) por Gibraltar en las aguas en disputa. Los pescadores españoles creen que puede llevarles a la ruina. España, en respuesta, incrementó los controles en la verja, dificultando el tránsito (1 ag.2013). [hemeroteca] Según la cofradía de pescadores el daño afecta a unos 50 barcos.

El problema sigue siendo qué jurisdicción tiene Gibraltar para hacerlo ¿Son sus aguas? ¿las nuestras? ¿Ganaría eso España en los tribunales internacionales? ¿La relación la establece únicamente Utrecht?

Echar bloques de hormigón al mar es muy frecuente. Se hace para crear arrecifes artificiales y evitar ciertas prácticas de pesca . Tan frecuente que por ejemplo la Comunidad Valenciana lleva años licitándo proyectos así.  El gobierno lo ha tomado como excusa, pues nunca salió en defensa de los pescadores en otros lugares por esto.

 

Arrecife artificial de hormigón en la Comunidad Valenciana

También se acusa a Gibraltar de practicar el Bunkering, peligroso medioambientalmente -usar gasolineras flotantes-. Pero lo cierto es que se practica también en Ferrol, en nuestras propias costas.

Es altamente improbable que ningún conflicto diplomático cambie el statu quo. Gibraltar es de facto “una base militar angloamericana” destinada a garantizar el control de entrada del Mediterráneo a las flotas anglo-americanas. Una base militar en plena utilización asociada también a operaciones con Echelon, según escribe Antonio Marquina Barrio el Catedrático de Seguridad y Cooperación en las Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid, y Director de UNISCI. (Rel: Echelon y su investigación contra ETA) Ni el Reino Unido, ni EEUU consentirían cambios de semejante impacto.

Ni la actividad de contrabando, ni la del juego online son nuevas en Gibraltar. Pero a principios de verano se publicó que Adelson está presionando al gobierno español para que limite el juego online. Si al gobierno le preocupa el contrabando ¿Por qué hace los controles a la entrada de Gibraltar y no a la salida?. Si al gobierno le preocupa el juego ¿Por qué trata de que Adelson instale sus casinos en Madrid?

El día que Franco decidió cerrar la verja en 1969, aceptó de facto que Gibraltar tenía acceso por mar.

Por último, y aunque más anecdótico. Que nuestra convivencia con Gibraltar se rija por un tratado de hace 300 años que contenía estas cosas nos debería hacer reflexionar sobre la constante evolución de las relaciones…:

Print Friendly, PDF & Email