En mayo de 2018, el gigante tecnológico anunció que trabajaba en una interfaz para permitir navegar con realidad aumentada desde el móvil en Google Maps. La idea era facilitar el movimiento por una ciudad al no tener que seguir el característico punto azul en el mapa en 2D, sino poder ver en tiempo real gracias a la cámara, la imagen de la calle en la que se está y las indicaciones a seguir. Ahora esta función de AR (augmented reality, en inglés) ya está disponible en fase de prueba y algunos usuarios ya la han testado. Se trata de una interfaz que revoluciona aún más la app y hace “más difícil perderse”.

El sistema funciona con algo que Google ha bautizado como “localización global”, que combina el GPS del smartphone con el SPV (servicio de posicionamiento visual) de Street View y el machine learning. Utiliza la cámara del móvil como un sensor y que identifica los puntos de referencia basados ​​en las imágenes de Street View y para ubicar la posición y orientación de forma más precisa e intuitiva.

Está pensado para guiar a los usuarios a pie, no mientras se conduce, ya que requiere mover la cámara para que la función identifique el punto en el que se está. Y luego al activarse, el clásico mapa de Google se reemplaza por la imagen de la calle  con elementos superpuestos mediante realidad aumentada, como flechas o indicaciones de la dirección que se debe seguir.

De momento, han tenido acceso al Google Maps AR, periodistas especializados en tecnología como David Pierce del WSJ o Roberto Baldwin de Engadget. Posteriormente, Google quiere que llegue también a algunos Guías locales (los usuarios más activos actualizando información en la app). Y la idea es que esté disponible para el público general cuando la compañía está satisfecha del resultado de las pruebas.

Print Friendly, PDF & Email