El acuerdo del Consejo Europeo sobre los candidatos a presidir las principales instituciones de la Unión Europa, que incluye la designación de Josep Borrell como Alto Representante de Política Exterior, es comentado y desmenuzado en la red por periodistas, analistas, políticos y corresponsales extranjeros. En lo que respecta a España, no hay unanimidad: muchos consideran que es positivo y que el cargo de Borrell evidencia la nueva influencia española en Bruselas. Y se destaca asimismo su perfil y capacidad. Pero también se señala que el resto de nombramientos auguran una UE no especialmente sensible a los intereses de España por ejemplo en reforma de la eurozona o inmigración, y que Sánchez no ha logrado colocar a un socialdemócrata al frente de la Comisión, institución con poder para conformar la agenda, y el puesto de Alto Representante es en cierto modo un “premio de consolación” que además no tiene gran influencia en los intereses españoles en política exterior.

Mientras que desde el punto de vista de la UE, hay muchos análisis que hablan de “mal” y “preocupante” acuerdo. Algunos cuestionan la competencia y cualificación de los políticos elegidos para encabezar las instituciones y además se señala que refuerza el poder de Alemania y Francia. Pero sobre todo se advierte del riesgo que supone hacer saltar por los aires el sistema de Spitzenkandidaten, que suponía un elemento de legitimización democrática de la Unión Europea y de participación del Europarlamento a la hora de elegir a sus principales representantes.

Camino Mortera: “Una alemana conservadora al timón de la Comisión, institución con gran poder para conformar la agenda tanto en inmigracióncomo eurozona no es una buena noticia para el Sur. Y tampo es buena para la UE, creo. Y no es un buen acuerdo para España, ni la primera opción de Sánchez. Los intereses de la política exterior española son América Latina y la UE. Ninguno puede ser servido desde la posición de Alto Representante. No dudo por un momento de que Borrell llenara los zapatos de Solana y será un buen jefe de la diplomacia, pero no son las principales batallas de España”.

Ferdinando Giugliano, de Bloomberg: “Francia y Alemania son los grandes ganadores de la carrera por los altos cargos de la UE. España ha mostrado su creciente influencia. Italia pierde posiciones claves y no gana nada: el precio del aislamiento”.

Ignacio Molina: Ganadores: 1) Macron: Lagarde, Michel y todos los altos cargos hablan francés. 2) Vieja Europa, especialmente Bélgica, 3) Mujeres. Lo sque empatan: 1) Merkel: Von der Leyen pero no Weber. 2) Sánchez: Borrell, pero no Timmermans 3) Parlamento Europeo. Y perderdores: 1)Vieja Hansa, 2) Visegrado, 3)Los Verdes y 4) Selmayr”

Henry de Laguerie, de Europe 1: Josep Borrell, catalán, español y socialista se convierte en Alto Representante para los Asuntos Exteriores y la política de Seguridad. Sustituirá a Federica Mogherini. Antiguo presdiente del Europarlamento es una de las bestias negras de los independentistas catalanes”.

Print Friendly, PDF & Email