La organización ecologista desarrolla acciones por toda España para denunciar la detención de 30 de sus activistas, entre ellos un cámara y un reportero independiente.

Una celda con barrotes recorre diversas ciudades españolas invitando a los ciudadanos a fotografiarse en el interior, en apoyo a los activistas de Greenpeace. En las acciones se están involucrando también diversas personalidades del mundo de la cultura, la ecología, y el periodismo.

Los ecologistas detenidos se encontraban desarrollando una acción de protesta para denunciar los planes de la empresa petrolífera Gazprom en el Ártico. Fue el pasado 18 de septiembre. Veintiocho activistas de Greenpeace, un cámara y un fotógrafo independientes fueron detenidos por las fuerzas armadas rusas que abordaron el Arctic Sunrise, a pesar de que se encontraba en aguas internacionales.

Los detenidos fueron acusados de piratería aunque más tarde Rusia sustituyó estos cargos por los de vandalismo, lo que supone una mayor posibilidad de que los Arctic30 permanezcan en la cárcel los próximos siete años.

Durante este tiempo, gran número de figuras internacionales, desde políticos a miembros de la sociedad civil han mostrado su preocupación por los detenidos, entre ellas la presidenta de Brasil Dilma Rousseff, que la semana pasada pidió su liberación, o la canciller alemana Angela Merkel, que habló directamente con el presidente Putin.

No es una detención más.

“La gravedad de esta detención -explican fuentes de Greenpeace a Radiocable.com- es que establece un precedente contra las acciones pacíficas de las Ongs , que sin duda será aprovechado por otros en el futuro. Es por eso por lo que los ciudadanos tienen que ayudarnos a exigir que se comprenda la naturaleza pacífica de las mismas”

Print Friendly, PDF & Email