Anne Grüttner, del diario aleman Handelsblatt asegura en radiocable.com que ve necesario cambiar la ley hipotecaria española y que hay “muchas maneras” de hacerlo sin perjudicar a los bancos. Subraya que tras cinco años de crisis, el ritmo de desahucios se está acelerando mucho y apunta que en muchos casos los bancos ya han provisionado los préstamos más dudosos.

Anne Grüttner

Anne Grüttner apunta que tras cinco años de crisis cada vez más gente se encuentra con problemas para pagar su hipoteca. Aun asi señala: “hasta ahora siempre me había sorprendido que la mora en el segmento de hipotecas fuera tan baja, aun con el desempleo por encima del 20%. Pero ahora se ve que se está acelerando mucho el ritmo de desahucios y creo que es absolutamente necesario cambiar esa ley que de hecho es mucho más draconiana que en otros países”.

Explica que la ley alemana es diferente: “alli es mucho más común la insolvencia privada. Una persona que no puede pagar su hipoteca porque ha perdido su trabajo y sus ingresos a la vez que devuelve su casa al banco puede entrar en insolvencia privada y eso significa que practicamente se le condenan todas sus deudas. Aqui eso es mucho más difícil”. Y revela que la acumulación de intereses que suele ahogar a muchas familias españolas también se maneja de forma diferente en Alemania.

La corresponsal considera que tanto el PP como el PSOE son conscientes de que hay que cambiar la ley con cuidado para no perjudicar más a los bancos pero apunta: “tampoco es justo que se dé tanta ayuda estatal a los bancos y ellos se aprovechen de la situación de la gente que no puede pagar su hipoteca cobrando intereses altísimos”. Y cree necesario un cambio en la ley : “al banco tampoco le conviene un deshaucio. Una reforma bien hecha que permita una salida más ordenada para las familias que actúan de buena fe, sea con un alquiler social, perdonando intereses o con otra vía, conviene a las dos partes.”

Añade que “haya muchas maneras de cambiar la ley sin perjudicar a los bancos. porque lo que de verdad perjudica a los balances es la pérdida del valor de las garantías detrás de los préstamos. Y han hecho muchísimas provisiones para esas mismas casas que ahora entran en mora. Por lo que no significa muchas pérdidas para el banco si la familia no paga el resto de lo que debe”. Aunque resalta que la reforma no debería ser generalizada o para segundas viviendas, sino solo para gente que se ha quedado en el paro y no pueda pagar.